Al igual que su vecino municipio de Le Canon, l’Herbe es uno de los lugares más populares de la cuenca.

Déjate llevar de paseo en el «Mermousse», cuyo capitán te llevará a los lugares más bellos, auténticos y encantadores de la cuenca.

Este pequeño pueblo de pescadores tradicionales de ostras, como Le Canon, es muy diferente de otros puertos ostrícolas, y es por su arquitectura. Chozas muy cerca unas de otras, tan cerca que casi se pueden tocar dos al mismo tiempo, y para acceder a ellas, un verdadero laberinto de callejones que a veces se vuelven aún más estrechos debido a las plantaciones de flores que se asoman por los lados. Es como estar en un pueblo de muñecas o en un cuento de hadas.

Para protegerse del sol en verano, no hay toldos comunes, sino velas de barco que simplemente se inflan con el viento.
Pero, a pesar de esta apariencia, l’Herbe es un pueblo muy activo. Allí hay muchos profesionales y en muchas cabañas se ofrece la degustación de ostras.

También puedes disfrutar de las pequeñas playas protegidas de las olas, donde la tranquilidad está garantizada, con los aromas añadidos a yodo y algas marinas.

Desde lo alto de la cornisa se puede contemplar el pueblo de l’Herbe, a la que se accede por las escaleras previstas para esto, y desde allí, además del pueblo que sobresale, la Duna del Pilat, enfrente, y la entrada de la cuenca a la derecha, ofrecen un panorama de gran belleza.

No lejos de allí, se recomienda una pequeña visita: la Capilla de la Villa Argelina.

Construida en 1885, es el único vestigio que queda de la inmensa finca.

Un poco de historia: La Capilla que se puede visitar es de estilo muy oriental, construida por Léon LESCA, arquitecto que participó en la construcción del puerto de Algiers. De vuelta en Francia, compró con su hermano una gran finca en la península de Ferret, donde construyeron una magnífica Villa, al estilo de la Capilla. El Sr. LESCA fue un gran innovador: implantación de la mimosa, creación de las peceras en Piraillan, construcción del muelle Bélisaire. El dominio tenía un muelle personal donde los marineros de Arcachon venían a atracar para comprar la mimosa y venderla.

 CatherineMigeon